Martes, 14 Enero 2020 11:39

"Yo cometí muchos errores, pero el más grande de mi vida fue haberte hecho lo que te hice"

Con esas palabras, ya internado y durante el tramo final de su vida, Santiago Bal le pidió perdón una vez más a Carmen Barbieri por la escandalosa infidelidad que terminó con aquel matrimonio de 26 años.

Carmen Barbieri vive otra temporada arriba de las tablas en Mar del Plata, pero no es una temporada más. Hace apenas un mes que enviudó, tras la muerte de Santiago Bal, su ex marido y padre de Federico. Pero le pone el pecho al momento que le toca vivir y sigue adelante.

En una interesante charla que mantuvo con La Nación, le confesó a Gustavo Lladós, entre otras cosas, que "hoy sólo me dedico al trabajo. Excepcionalmente recibo a algún que otro amigo en casa y asisto sólo a eventos de prensa impostergables... Si salgo a la calle me topo con mujeres que me abrazan y me dicen: 'Ay, Carmen, lo lamentamos tanto'. Y esas demostraciones de cariño, aunque sé que son bien intencionadas, me hacen mal, me duelen porque me recuerdan permanentemente el dolor que siento por la partida de Santiago".

En otro pasaje de la entrevista dejó en claro que le gustaría olvidarse de todos los malos momentos que le tocaron vivir. "Por ejemplo, cuando me enteré que Santiago me había dejado de amar; no que me engañó, porque Santiago no me engañó, Santiago me dejó de amar, que es distinto. Y la culpa no fue sólo de él, también fue mía, fuimos ambos responsables en un cincuenta por ciento cada uno. Yo dejé de atenderlo como él quería. Cuando no trabajaba era muy buena ama de casa y cumplía con todas mis obligaciones como mujer, pero después, cuando empecé a trabajar mucho, descuidé la intimidad de la pareja. Y él necesitaba una mujer más presente, necesitaba una amante, en la cama y en la vida. Bueno, y después ya se sabe lo que pasó".

Es así que cuando Santiago se fue de casa y Carmen se quedó sola. "Luego de 26 años juntos no podía creer una vida sin él. Nunca lo engañé, y eso que fui traviesa mientras estuve soltera. Después, nunca más me llamó por teléfono y la vez que yo sí lo hice me contestó: '¿Para qué me llamás? No lo hagas más, arreglate sola'. Ahí me tuvieron que internar con 20 de presión. De todo eso quisiera olvidarme", reconoció.

En tanto ante la consulta de si logró perdonarlo definitivamente, la protagonista de '20 millones' admitió "yo sí, pero él no se perdonaba. Antes de morir me dijo: "Yo cometí muchos errores, pero el más grande de mi vida fue haberte hecho lo que te hice". Yo le dije que ya estaba, que había pasado mucho tiempo, que se quedase tranquilo. Pero insistió: 'Tengo el alma rota', me dijo, y ahí no pude dejar de llorar".

Ya hacia el final de la charla, recordando al padre de su hijo, la capocómica confesó que Santiago "fue el hombre de mi vida, definitivamente. En algún momento dije algo desafortunado, que el hombre de mi vida había sido Jorge Porcel, pero no fue cierto. Lo dije para que le doliera a Santiago y le dolió nomás. Era la única manera de herirlo, de ponerlo por debajo del gordo. Porcel fue un amor de mi vida, no lo voy a negar; el primer amor. Pero el gran amor, sin dudas, fue Santiago. ¡Fueron 26 años dedicándome a él! Tuvimos seis años de diversión y luego el resto se la pasó enfermo, a veces muy pero muy enfermo; y siempre lo acompañé, aún estando separados".