Jueves, 07 Noviembre 2019 10:58

Novedades en la causa Débora Pérez Volpin

El abogado Diego Pirota presentó medidas de prueba. Acusan a directivos y médicos de La Trinidad de obstaculizar la investigación.

La familia de Débora Pérez Volpin reclama avances en la causa penal en la que se investiga si las autoridades de la empresa de medicina prepaga Galeno y directivos de La Trinidad encubrieron a los médicos Diego Bialolenkier y Nélida Puente, que participaron de la endoscopia que terminó con la vida de la periodista, explica el portal de la señal de noticias TN. El abogado Diego Pirota explicó en Arriba Argentinos que presentó una serie de medidas de prueba para que declaren los imputados en esta investigación, que es un desprendimiento de la principal.

Por esta causa están imputados el director general de Galeno Eduardo Cavallo, el director médico de La Trinidad de Palermo Roberto Martingano, las instrumentadoras Miriam Frías y Claudia Esther Balceda, el médico Sebastián Cecchi Gallo y la médica legista María Cristina Lavolpe. Pirota pidió en su presentación que todos ellos sean citados a indagatoria, den explicaciones y "eventualmente se los procese por el delito de encubrimiento, cuanto menos".

En la denuncia por presunto encubrimiento la familia asegura que hubo "obstaculización" en la investigación de parte de la clínica y que entregaron un endoscopio diferente del que se usó en el estudio que terminó con la vida de la paciente. Pirota explicó que la pericia que ordenó la jueza María Fabiana Galletti sobre el endoscopio secuestrado en la clínica donde murió la periodista determinó que había sido adulterado y que conocieron el número de serie.

Dijo además que en base a eso la magistrada pidió la intervención de la ANMAT (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica), el organismo que autoriza el uso de estos equipos en los sanatorios. Adelantó que la institución indicó, de acuerdo a información parcial, que el aparato "no está registrado en ningún lado" y que por lo tanto "no tenía autorización para ser usado".

La conductora de Arriba Argentinos murió el 6 de febrero de 2018 en el sanatorio La Trinidad de Palermo mientras le realizaban una endoscopia, estudio que le habían ordenado hacer después de que se presentara en el sanatorio por un dolor abdominal. Por su muerte fueron juzgados Bialolenkier y Puente, en un proceso que estuvo a cargo de Javier Anzoátegui. El endoscopista fue condenado a tres años de prisión condicional y 7 años y 6 meses de inhabilitación para ejercer su profesión mientras que la anestesista fue absuelta.