Martes, 18 Junio 2019 11:23

Claribel Medina y su lucha contra el alcohol

La actriz se refirió por primera vez a la adicción que debió superar. Su experiencia en alcohólicos anónimos y un mensaje esperanzador.

Claribel Medina (57) se refirió por primera vez a su lucha contra el alcohol. Invitada a PH: Podemos Hablar (sábados, a las 22, por Telefe), la actriz se sintió cómoda y ante la propuesta de Andy Kusnetzoff (48), quien pidió que den un paso al frente "los que dejaron atrás un hábito nocivo", habló.

"Yo le he dado con gusto al alcohol", se sinceró, para sorpresa del resto de los invitados, entre quienes estaban Marcela Baños (43) y Eduardo Blanco (61). Y agregó, de inmediato: "Y en un momento dije 'esto no está tan bueno'".

Según relata Clarín, Claribel explicó que empezó a darse "cuenta de que para cantar quería una copita". "Terminaba de cantar y quería otra otra copita", reconoció.

Y aunque primero definió alcohol como "un amigo lejano", luego se corrigió: "En realidad, un enemigo con el que hay que tener cuidado".

Además, la actriz contó que fue "a buscar ayuda a alcohólicos anónimos". Sobre eso, amplió: "Tengo mis reuniones constantemente, y tengo padrino. Cuando tengo necesidad de conversar o de decir algo importante, o cuando me siento incómoda frente a una situación, lo llamo".

"Ay, Virgen, nunca había dicho esto...", se lamentó al darse cuenta de que por primera vez estaba contando algo tan íntimo de su vida. Pero rápidamente se rectificó: "Igual está buenísimo (contarlo) porque hay un montón de gente escuchando"-

"Una vez que estás ahí, en una primera reunión, y empezás a escuchar lo que dice cada uno te das cuenta de que vos sos uno más. Hay gente que vivió situaciones extremas y terribles. Está buenísimo llevar el mensaje de que la vida se puede llevar bien y feliz sin necesidad de estar apoyándote en algo que te hace mal, que va a ser un enemigo toda la vida", añadió.

"El diablo está en la última gotita de la botella", puntualizó. Y cerró: "En realidad cada uno tiene sus problemas y nadie debe ser marginado. Hay que saber que es una enfermedad. Yo nunca falté al trabajo, jamás. Sabía que no estaba bien, pero yo llegaba. Sabía que durante el trabajo no (iba a tomar). Y eso es lo que uno cree que puede manejar, pero al final no".