Martes, 17 Diciembre 2013 09:25

La isla de las mil fuentes, novela para el verano

Nora es una joven londinense de diecisiete años enamorada del contable de su padre, Simón Greenboroug. Simón es noble, pero el suicidio de su padre agobiado por las deudas, lo ha dejado en muy mala posición económica. Debe trabajar ahorrando hasta el mínimo centavo para saldar las deudas y, además, sufragar los gastos de su madre y su hermana, que explotan al pobre joven. Lo único bonito en su vida es Nora, con la que tiene un sueño: casarse e irse a vivir a Jamaica, donde construirán una cabaña en la playa. Pero cuando Simón pide al padre de Nora la mano de su hija éste se la niega. Él es un rico comerciante y desea alguien mejor para su hija. Piensa que Nora, a quién adora, es muy joven y que esto no es más que un amor pasajero.

Simón cae gravemente enfermo. Las condiciones de insalubridad en las que vive en una mísera buhardilla, sin apenas poner la calefacción para ahorrar, hacen que coja una enfermedad pulmonar de la que no podrá recuperarse. Nora se escapa de casa de su padre y se va a cuidar a Simón, pero no puede hacer nada para evitar su trágico final.

Tras la muerte de Simón, Nora vuelve a su casa pero pasan los meses y no se recupera de su inmensa tristeza. Pasa mucho tiempo hasta que, un día, decide aparecer en una fiesta que organiza su padre. Allí conoce a Elías, un viudo propietario de una plantación de azúcar en Jamaica. Todo lo que le cuenta sobre la isla fascina a Nora así que, cuando Elías pide a su padre la mano de Nora, ésta decide aceptar: sabe que no podrá volver a amar a nadie pero así, al menos, podrá ir al lugar de sus sueños y llevar allí el espíritu de Simón.

En Jamaica Nora se convertirá en la dueña de una inmensa plantación de caña de azúcar y, por lo tanto, de un montón de esclavos. A Nora le repugna la idea de la esclavitud y decide tratar bien a sus esclavos, ayudándoles en todo lo que pueda. Incluso se convierte en enfermera para cuidar de su salud.

Pero no todo es idílico en su vida. La fijación que con ella tiene Akwasi, un esclavo que se crió con Doug, el hijo de Elías, y la atracción que este mismo, su hijastro y Nora experimentan hacen que todo se complique muchísimo.

“La isla de las mil fuentes” es la primera parte de una bilogía (dos entregas) de la nueva saga de Sarah Lark, que se hizo mundialmente famosa con “El país de la nube blanca” y las dos novelas que le siguieron, las cuales cosecharon muy buenas críticas y altas cifras de ventas. La novela tiene un buen final, no es de esas novelas que terminan dejando cosas a medias. Es un libro para disfrutar de principio a fin.

 

Sinopsis:

Isla de Jamaica. Tras la muerte de su primer amor, Nora, la hija de un comerciante londinense, se une, a través de un matrimonio de conveniencia, a Elías, un viudo propietario de una plantación de azúcar. La vida en el Caribe, sin embargo, no es como Nora había soñado.

A partir del asalto nocturno a la plantación, Nora se verá envuelta en los tumultos provocados por esclavos rebeldes relacionados con la Abuela Nanny, quien también fue esclava. Nora lo pierde todo, salvo la vida y la esperanza de encontrar de nuevo el amor y decidir libremente sobre su futuro.

 

Páginas: 652. Sello: Grupo Zeta. Editorial: Ediciones B