Sábado, 09 Septiembre 2017 01:25

La argentina "Temporada de caza", mejor película en Venecia

El filme de Natalia Garagiola fue premiado en la Semana de la Crítica, que transcurre en paralelo con el Festival Internacional de Cine de Venecia. Estrena aquí el jueves.
 
 
En una sala del lujoso Hotel Excelsior, en el Lido de Venecia, con vista a la laguna, se entregó el premio a la mejor película de la Semana de la Crítica. Y la ganadora fue la argentina Temporada de caza, de Natalia Garagiola.
 
Coproducción entre nuestro país, los Estados Unidos, Francia, Alemania y hasta con capitales de Qatar, cuenta la historia de Nahuel, un adolescente (Lautaro Bettoni, que en realidad tiene 20 años) con una conducta violenta, y que ante la muerte de su madre se reencuentra con su padre (Germán Palacios), a quien no ve desde hace una década, y que es un guía de caza en los bosques de la Patagonia.
 
La opera prima de Garagiola compitió en la 32° Semana de la Crítica con otras seis producciones, también primeras películas. Y se estrenará el jueves próximo en nuestro país. Luego competirá en la sección Horizontes latinos del Festival de San Sebastián.
 
“Estoy acá, en el Excelsior, con mi madre y mi madrina. El resto del equipo tuvo que volverse a Buenos Aires”, cuenta Garagiola, aún con nervios y entrecortándose las palabras.
 
Las emociones habían arrancado casi una semana atrás, cuando Temporada de caza se exhibió el sábado 2. Ya ahí, la respuesta del público y de la crítica habían sido muy buenas. “Fue bastante increíble, en una sala tan grande, se exhibió en unas condiciones que no las había visto nunca. Fue shockeante, un sonido del carajo, se ve que todos hicimos muy bien nuestro trabajo, porque se veía espléndida la película”.
 
-¿Cómo fue la devolución de los espectadores y de la prensa especializada?
 
-Terminó la película y nos aplaudieron un montón, estábamos re emocionados, creo que lloramos todos. No sabés lo nerviosos que estábamos, no podés leer la energía de la gente… Era la primera vez que la proyectaba ante tanta gente.
 
-¿Y la crítica cómo los trató?
 
-Muy bien, me cuidan bastante, hemos tenido muy buenas críticas. Tuve muchas entrevistas, con re buena recepción, muy fascinados con el trabajo de Lautaro y de Germán, destacaban la naturalidad con la que están retratados hijo y padre, y les intriga que los protagonistas sean hombres y yo sea mujer.
 
-¿Y eso? ¿Qué les respondiste?
 
-Que crecí viendo películas... Y que no tiene nada que ver una cosa con la otra.
 
La génesis del filme es bastante particular. “Todo lo que hago surge de una imagen –narra Natalia-, y en este caso fue de una muy fuerte, de dos hombres que se agarran a trompadas dentro de una cabaña. Yo veía a un joven y a un tipo mayor, en esa locación, con un sonido ambiente, que recuerdo me daba frío. Tenía que ser en San Martín de los Andes o algún lugar en el sur. Y desde lejos se podía ver como una coreografía de baile, y un abrazo entre los dos, pero se estaban peleando”.
 
“Son dos personas que no pueden conectar desde un lugar más pacífico, y sienten una necesidad de contacto físico, que chocan entre sí sólo para tener ese contacto físico”, remata, y bien que tiene razón, porque en el filme lo refleja muy bien.
 
“Es el núcleo de toda la película”, resume.
 
-¿Fue sencillo el casting del filme?
 
-Para encontrar el personaje que interpreta Lauta, vimos a 300 chicos, y cuando lo vi a él, dije es éste, es perfecto, y después de ahí no tenía otra opción. Era él o era él. Y viste que al ser una opera prima, es más difícil todo, pero mis primeras opciones, mis ideales eran Germán Palacios y Boy Olmi. En la primera carpeta que presenté en el INCAA estaban ellos dos… Así que buscábamos a actores parecidos a ellos, hasta que de la productora Rei Cine me dijeron “¿Por qué no les escribimos a ellos?”. Y me decidí, y les mandé el guión, y en menos de dos días Germán me dijo que sí, y con Boy me pasó lo mismo, me junté un par de veces, leyó el guión y me dijo “estoy adentro, me gusta”.
 
La película seguirá su recorrido internacional, ya que por más que haya ganado en Venecia, tenía previstas proyecciones, además de en San Sebastián, en los festivales de Chicago y Hamburgo.
 
Natalia aprovechó su paso por Venecia, de donde partirá el domingo con destino a Buenos Aires para apoyar el lanzamiento de su película, hablando con productores para lo que será su segundo largometraje. “Estoy trabajando con la gente de Rei Cine, y la trama seguirá a una familia, pero esta vez el personaje central es una mujer, médica, y ella se debate entre una idea de Dios y la ciencia.” (Clarin)